¡¡Si algo caracteriza a Extremadura, es por ser ricos en Sol!!

Los “Pistones de Odín” es un Concesionario Oficial Sherco para Extremadura, Beta para Badajoz y Ecomobility GW (Movilidad Eléctrica) para Badajoz y provincia.

Se inició en 1992 en un garaje en desuso que tenían sus padres y de ahí todo fue un no parar dentro del mundo de la moto, cursos y Másters varios en sus inicios, siempre íntimamente relacionado con las carreras de Enduro y Supermotard. Entre los años 2005 a 2008 pasó a ser 2° mecánico del Team Husaberg ESP de Supermotard y en 2009 pasó a ser Jefe de mecánicos de la misma estructura donde participaron en carreras de Supermotard en el Campeonato de España, Europa y el Mundial de la misma disciplina. En 2011 ganó el Campeonato de Extremadura de Supermotard como piloto y entre los años 2016 y 2017 fue mecánico del equipo Oficial Sherco España. Todo esto siempre conjugado con su trabajo en la Tienda/Concesionario y taller en Fuente del Maestre.

Actualmente continúa ampliando el negocio e introduciendo marcas de forma directa en Extremadura.

Tal y como dice: “Considero la movilidad eléctrica en Extremadura imprescindible. Más que importante, yo lo veo como una oportunidad hacia el desarrollo, precisamente porque, si algo caracteriza a Extremadura, es que somos ricos en Sol. Por lo tanto, si aprovechamos el Sol para conseguir energía de forma limpia, generaríamos la energía necesaria para alimentar la movilidad eléctrica de nuestros vehículos y eliminar la dependencia de combustibles fósiles. Esto implicaría la oportunidad de poner a Extremadura en una posición privilegiada en cuanto a facturación respecto al resto de las comunidades autónomas, oportunidad que no deberíamos permitirnos perder”.

Carlos cree que, en Extremadura, realmente queda todavía todo por hacer. Reconoce que hay asociaciones, clústers y actividades de divulgación que, no obstante, son claramente insuficientes. Un ejemplo es la escasa divulgación conseguida del plan moves, que apenas ha llegado a un pequeño porcentaje de gente. A esto, añade, hay que sumarle la desconfianza de la población en nuevas tecnologías de movilidad. Teniendo en cuenta que la movilidad basada en el petróleo está tan introducida en nuestra cultura, cuesta considerar que hay alternativas. Sin embargo, las alternativas existen y aportan innumerables ventajas sobre la energía tradicional. Éste es el mensaje que tenemos que introducir en la nueva cultura de la sociedad moderna.

Para Carlos, con la excepción de algunas organizaciones, la mayoría del público en general desconoce la movilidad eléctrica, qué es y qué representa, sus características, cómo funciona y qué ventajas reales aporta a la movilidad, al transporte y a la sociedad en general. Esta falta de información eléctrica está en la base de la desconfianza que despierta en la población, acostumbrada a un modelo de movilidad tradicional que lleva mucho tiempo integrada en nuestro modo de vida.

El cambio al modelo de movilidad sostenible, la movilidad eléctrica, aportará muchas ventajas. Así, afirma, en primer lugar, que la nueva movilidad generará limpieza en el aire de las ciudades, haciéndolas más respirables, más saludables, eliminando las sustancias cancerígenas que emiten los coches de combustión. A eso hay que añadir la ventaja de la disminución de la contaminación acústica. Las ciudades se volverán más silenciosas, haciendo de la ciudad, un espacio para los ciudadanos. Otras ventajas destacables son la fiabilidad que ofrecen los vehículos eléctricos y la calidad de la rodadura, que resulta muy superior -en su opinión- respecto a la que ofrecen los vehículos de combustión.

La implantación de toda esta nueva tecnología debería conllevar mejoras sustanciales en la industrialización de la región, creación de empresas y en el empleo. No obstante, según dice, Extremadura siempre ha tenido dificultad para creérselo. Por lo tanto, el primer problema es de actitud. “Solemos pensar que todo lo que viene de fuera siempre es mejor, es una mentalidad que debemos cambiar. Hay que dar valor a lo nuestro y conocer que en Extremadura hay gente muy, muy válida. Aquí tenemos gente que puede revolucionar el mundo, y debemos apostar por ello”.

Según opina Carlos, Extremadura es un lugar idóneo para implementar fábricas de baterías, campos solares… En la región se abre todo un mundo de posibilidades detrás de la implantación de la movilidad eléctrica.

Con relación a la participación de eventos como el EIVE, Carlos considera que la colaboración de la ciudadanía es importante, sin embargo, desde las instituciones falta coherencia, de las que considera que “deberían dar ejemplo” Para contribuir a dejar un mejor mundo a las próximas generaciones, las instituciones públicas deben apostar por implicarse de forma sustancial y activa, colaborando a la creación de cultura del nuevo modelo de movilidad, sostenibilidad y respeto con el medioambiente. Según cuenta, no resulta coherente pedir a la ciudadanía cambio de hábitos, cuando sus representantes hacen uso de medios tradicionales, utilizando en el día a día, vehículos diésel con una antigüedad de 15 años.

Para Carlos, el ejemplo empieza por uno mismo: “Nosotros, desde nuestra empresa, ya damos muestra de coherencia con el uso de movilidad eléctrica urbana a diario, y seguiremos dándola en todas las formas de movilidad que vayamos incorporando a nuestro negocio. Ahora solo falta que quienes marcan las directrices en la implantación de la movilidad eléctrica hagan también lo mismo.

Fuente: